La Oficina Nacional Antidrogas (ONA) y el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario (Mppsp), firmaron un convenio interinstitucional con el objetivo de establecer mecanismos de cooperación para el desarrollo de programas de formación y asistencia técnica para prevenir las actividades vinculadas al tráfico ilícito, uso indebido y consumo de drogas en las instalaciones y espacios de los centros penitenciarios del país.

El jefe de la ONA General de División Juan Pedro Grillo González y la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario (Mppsp), Iris Varela encabezaron un acto en el auditorio Ezequiel Zamora en la sede principal de la institución, con el fin de promover la participación del Sistema Penitenciario, a través del fortalecimiento de los factores de protección y la disminución de los factores de riesgo, a fin de propiciar la convivencia solidaria y una cultura de paz.

Para la ministra Iris Varela este convenio fortalecerá los esfuerzos que se hacen para luchar contra las drogas, mediante los programas que se llevan en las comunidades y escuelas, para prevenir el uso indebido de las drogas. “Llegar a un convenio con la ONA es un ejemplo de la lucha y combate efectivo contra las drogas” enfatizó.

Recordó que cuando la DEA operaba en el rector en la materia, nunca se le dio un verdadero golpe a las organizaciones dedicadas al tráfico ilícito de drogas, solo con la llegada de la Revolución Bolivariana, es cuando se logró la captura de importantes jefes de organizaciones delictivas, pese a la ubicación geográfica que se tiene con el mayor productor de cocaína como es Colombia. 

Por otra parte, el jefe de la ONA, General de División Juan Pedro Grillo González, también resaltó la materialización de este convenio que está en consonancia con el sueño del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías “de ver a los privados y privadas de libertad, contar con un régimen especial penitenciario y puedan convertirse en hombres, mujeres y adolescentes nuevos”. 

Alcances

Desde el 2017, la ONA ha abordado a 18 mil 551 ciudadanos y ciudadanas atendidas en los tres niveles del Sistema Penitenciario: población privada de libertad, adolescentes en conflicto con la ley penal y egresados del sistema.

De igual manera, el Centro de Estudios Avanzados de Drogas (Cead) de la ONA, ha capacitado a 222 funcionarios del Sistema Penitenciario, con el programa de capacitación en materia de drogas, que surge como estrategia que promueve estilos de vida saludable y conductas resilientes.

Próximamente, se tiene previsto la instalación de un Centro Especializado para la Atención Integral  (Cepai), a través del Sistema  Público Nacional para la Atención y Tratamiento de las Adicciones (Spnta), para el apoyo requerido en ciudadanos en consumo dentro del primer nivel del sistema: población privada de libertad.

Hasta la fecha, la ONA ha aplicado pruebas de despistaje toxicológico a ciudadanas y ciudadanos que están bajo la fórmula de cumplimiento de pena, brindando apoyo a través del Centro de Orientación Familiar (COF), como parte del control y seguimiento a esta población que se encuentra en consumo de droga.

Con el proyecto de pacificación de los establecimientos penitenciarios y las Entidades de Atención “Llegó Maita” por medio de conversatorios y actividades resilientes, la ONA ha sensibilizado a miles de familias de los privados de libertad en el país, en atención a las madres y abuelas de los privados y privadas de libertad, en los procesos de la prevención integral del uso indebido y consumo de drogas.

R: María Ferrer

Fotos: Joel Delgado